“Nos consolidamos en un área más global, que es la de activos alternativos”

Diario Financiero / 12-06-2018
El directivo dijo que aspiran superar los US$ 1.000 millones en activos administrados a 2020, más del doble de lo que manejan actualmente.

A tres años de la creación de la administradora Frontal Trust, su presidente, Andrés Echeverría, destaca la expansión a otros países que ha tenido la sociedad gracias a las tres categorías de fondos donde se mueven: inmobiliario, deuda privada y private equity financiero. Pese a las positivas expectativas, declara que no tienen planes a corto plazo para sumar nuevos mercados, ya que la experiencia les ha mostrado, dijo, que ‘perseverar’ es ‘conveniente y rentable’.

– A tres años de este hito, ¿qué balance hace?

– Sin duda que es positivo porque hemos podido ir consolidándonos no solo en el tema inmobiliario, que es el origen de esta empresa, sino que definitivamente en un área más global que es la de activos alternativos.

– ¿Con cuántos fondos están actualmente?

– Ya estamos con 18 fondos funcionando: 14 están ligados al área inmobiliaria y cuatro a private equity financiero y deuda privada. Y más que hacer énfasis en la cantidad, que eso ya de por sí cuesta mucho, estamos muy contentos en que los resultados financieros en cuanto a riesgo de rentabilidad están siendo también bastante satisfactorios.

– ¿Cuánto suman estos fondos?

– Entre capitales llamados y capitales comprometidos de clientes, aproximadamente son US$ 450 millones. Ahora, al ritmo que vamos, yo pienso que puede ser factible que en los próximos tres años estemos con el monto de capital administrado básicamente doblegado y que por ende, alcancemos los US$ 1.000 millones.

En el pasado han hablado de una cuarta área en desarrollo: infraestructura. ¿Esta idea sigue?

– Sí. Estamos en conversaciones con algunos inversionistas institucionales. Buscamos desarrollar un fondo que llamamos Small Infra, que debería apuntar a activos pequeños de infraestructura, cuyo compromiso nuestro no supere las 400 mil UF; aquí estamos en la búsqueda de oportunidades de inversión.

– ¿Y cuándo podrían tener noticias concretas?

– Yo te diría que el tercer trimestre deberíamos tener ya una cierta seguridad o respuesta si es que esto va adelante o no. Tenemos otro proyecto que sería de volúmenes mayores, siempre apuntando como aportante a los inversionistas institucionales chilenos.

– ¿Con cuántos proyectos inmobiliarios están en Chile?

– Actualmente tenemos 46 entre los 14 fondos. Sumado a eso estamos con 5 a futuro, donde aun falta desarrollar el diseño y la obtención de permisos.

– ¿Y en el extranjero?

– En EEUU el fondo fue levantado en octubre del año pasado y apuntando a cinco o seis bienes raíces. A esta fecha ya llevamos tres edificios adquiridos en Los Ángeles, Austin y San Francisco.

Aproximadamente la mitad del capital del fondo ya está pagado, por lo que nos queda el otro 50% todavía por invertir.

La llegada a Lima la estamos haciendo con nuestro socio inmobiliario Fundamenta. Ya hay un primer proyecto terminado que tiene el 60% vendido. El segundo inicia construcción dentro de 30 a 60 días, y estamos con una promesa para la compra de un tercer sitio.

¿Están mirando otros mercados extranjeros?

– No por el momento. Hemos mirado a través de Fundamenta Colombia, pero lo descartamos. Lo que estamos buscando es continuar o perseverar en los mercados en que ya estamos, ya que la realidad nos ha mostrado que hacerlo tiende a ser bastante conveniente y rentable para el negocio.

El gran obstáculo inmobiliario: la creciente incerteza jurídica

Las incertezas jurídicas producto de la facilidad que existe hoy en día para quitar permisos de construcción ‘es tremendamente nefasto para la industria’, dice Andrés Echeverría, quien reconoce que esto es una de las principales trabas con las que ha tenido que lidiar desde que ingresó al negocio inmobiliario en 2015.

A su juicio, son dos los principales motivos que se conjugan en este problema. Por un lado, la clase política que no ha entendido las consecuencias en el aumento del valor de la vivienda que trae para la población el dificultar el proceso de densificación, y por el otro, que el desarrollo inmobiliario esté mayormente mandatado por las comunas. ‘Yo creo que uno de los temas que llora la necesidad esta ciudad es tener una mayor consistencia y coherencia. Esto debería fluir hacia salir de la decisión comunal y tener un concepto de plano metropolitano que fuera mucho más poderoso de lo que existe hoy día’, afirmó.

‘En eso claramente hay un conflicto de interés tremendo entre la comuna y la ciudad completa. A mí juicio debería primar la ciudad completa’, concluyó.

‘Ya estamos con 18 fondos funcionando: 14 están ligados al área inmobiliaria y cuatro a private equity financiero y deuda privada’.

‘Hemos mirado a través de Fundamenta Colombia, pero lo descartamos (…). Estamos buscando perseverar en los mercados en que ya estamos’.